Por  el Hno. José Luis Hermosilla García

Capítulo 1: Tras las huellas de La Salle

La andadura recorrida en el tiempo por nuestro colegio no se entiende si se ignora el protagonismo que tiene en él el santo de La Salle, creador y fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, más conocidos como “Hermanos de la Salle”, y la difusión de su obra educativa en el mundo.

El Instituto que fundara La Salle se halla extendido en más de 83 países del mundo. Las personas que pertenecen a él viven orientadas por su carisma espiritual cristiano y evangélico.

Juan Bautista de la Salle nace en Reims- Francia-el 30 de abril de 1651. Las primeras letras las recibe en su ciudad natal. Durante año y medio estudia en el célebre seminario de San Sulpicio, en París, y cada día acude a recibir clases en la Sorbona. En 1678 recibe las Órdenes Eclesiásticas. Impresionado por el abandono y la pobreza en la que viven los niños de su región y movido por Dios, crea para ellos, escuelas gratuitas. En 1679 abre la primera escuela en la parroquia de san Mauricio y luego en el barrio de Santiago, en Reims.

Doctor en Teología y canónigo en 1680 aloja en su casa a algunas personas que desean ayudarle en su proyecto escolar para los pobres. En 1682 deja su casa-palacio de la Cloche y se va a vivir con los maestros a una casa alquilada en la calle Nueva. En 1683 cede su canonjía a un sacerdote pobre. Aconsejado por el P. Nicolás Barré, Mínimo, entrega sus cuantiosos bienes a los pobres, poniendo a la Providencia Divina como único fundamento de su obra. Desde este momento, La Salle queda tan pobre y necesitado como sus seguidores.

En 1686 el santo y sus maestros visten un hábito singular y el nombre que los define será el de “Hermanos de las Escuelas Cristianas”. “Hermanos” entre sí, viviendo en Comunidad, y “hermanos mayores” para aquellos a quienes instruyen y educan. En este mismo año, La Salle se acerca con los Hermanos en peregrinación hasta el pueblo de Laon, donde se encuentra el santuario mariano de Ntra. Sra. de Liesse (Alegría). Después de celebrar la santa misa, el santo consagra su naciente Instituto a María Santísima y lo coloca bajo su amparo y protección.

En 1691, La Salle encuentra numerosas dificultades que amenazan con dar al traste todos sus proyectos. El abandono es casi general y él mismo cae gravemente enfermo. Con todo, el santo pone su confianza en Dios y piensa que después del vendaval suele venir la calma. Con dos de sus discípulos más adictos, hace voto ante Dios de llevar adelante las escuelas y de vivir de sólo pan, si las circunstancias lo exigieren, aunque para ello tuvieran que pedir limosna.

La Salle apenas si se ocupó de dar clase. Se dedicó a orientar a sus maestros religiosos, afianzarlos en su vocación y dirigirlos en el ministerio de la docencia. Dedicó su tiempo a escribir y a atender las nuevas fundaciones, de modo que el contenido de su pensamiento y espíritu se encierra en las 3000 páginas de los escritos que nos ha dejado.

Las páginas que dedica a los Hermanos están impregnadas de profunda espiritualidad. Entre sus libros detallamos:

  • El “Método de Oración Mental”. Libro áureo de espiritualidad y orientación en la oración.

“Las Meditaciones para los Domingos y Fiestas” que dedica a los Santos.

  • Las “Reglas y Constituciones”, así como la “Colección de Varios Trataditos”.

Para los seglares, crea los Seminarios Rurales y de la Ciudad y enseña el modo de dar clase –serían hoy las actuales Escuelas del Magisterio-.

  • La “Guía de las Escuelas” y las “Meditaciones para el tiempo de Retiro”. Con La Guía, La Salle orienta la labor docente del maestro y con las Meditaciones, los motiva en su vocación al servicio de los pobres. La vida del Hermano en la escuela es un auténtico ministerio en la Iglesia.

Para los alumnos compone:

  • El Silabario.

  • Los Ejercicios de Piedad que se llevan a cabo en la escuela.

  • El Tratado de Urbanidad y Cortesía cristianas.

  • El libro de Instrucciones y Oraciones y el Modo de seguir la Santa Misa.

  • Las Oraciones para antes y después de la Comunión.

  • Catecismos en forma de preguntas y respuestas, así como en texto seguido.

Por todo ello, La Salle ha merecido ocupar un lugar destacado en la pedagogía, catequesis y espiritualidad cristianas, consiguiendo innovaciones importantes en la escuela:

Primera innovación: la pedagógica

 En su tiempo se da un movimiento de renovación pedagógica. Va unido a la Reforma Católica naciente del Concilio de Trento. Una de las tareas principales era la renovación de la fe popular a través del catecismo. Para La Salle esto no es suficiente. Dinamiza la escuela elemental: del sistema individual en uso, pasa al grupal; de las escuelas de caridad, a la escuela abierta a todos: ricos y pobres indistintamente, aunque con preferencia hacia estos últimos. Se enseña el catecismo, pero también la lectura, escritura y cálculo y un saber útil para la vida. Ambas enseñanzas son complementarias sin excluirse en ningún momento.

Segunda innovación: la preparación y formación de los maestros

 La Salle remoza la imagen existente del maestro, tan deteriorada en aquel entonces. Los motiva, los prepara y los centra en su labor escolar. Es Dios quien llama a tan santa misión, y su labor en el aula es un auténtico ministerio en la Iglesia. El Hermano hace la labor de padre-madre de la familia y su relación con el alumno es cercana: prefiere más ser amado de él que temido.

Tercera innovación: la fundación del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Sus miembros no son sacerdotes sino religiosos laicos. Son “hermanos” entre si y llevan vida de comunidad; se asocian para llevar adelante la escuela para los pobres. Su espiritualidad no está centrada en el altar sino en el aula: en el día a día. La Institución que nace en la Iglesia es nueva. Muchos otros fundadores intentaron crearla pero sin éxito. El Papa Benedicto XIII la aprobó el 26 de febrero de 1726.

No poco le costó a La Salle llevar adelante su Instituto. Se entregó por entero a la obra que Dios le encomendara. De 1712 a 1714 baja al sur de Francia hasta Marsella y Grenoble donde da escuela sustituyendo a un Hermano. En Parmenia prolonga sus días de oración y retiro. Llamados por los Hermanos, vuelve a París no sin antes pasar por Lyon donde visita el santuario de Ntra. Sra. de Fourvière, a la que se encomienda.

De 1715 a 1719 pasa el tiempo retirado en la Casa de San Yon, un barrio de Rouen. Orienta a los Hermanos, ocupados en las múltiples obras que aquí dirigen:

  • Centro de estudios superiores y centro de reclusos que la Justicia le encomienda.

  • Atención a niños díscolos y un centro de formación para los Hermanos.

  • Durante los recreos de los niños, el santo habla con ellos y dedica también largas horas para orar, escribir o corregir algunas de sus obras.

El 19 de marzo, día de San José de 1719, La Salle dice su última misa. El 7 de abril -viernes santo- entrega su alma al Creador, adorando en todo momento su querer sobre él. Su última oración ha sido para Santa María con aquellas palabras con que la inicia: “María, Madre de gracia…” Contaba 68 años cumplidos.

A su muerte, todos proclaman la heroicidad de sus virtudes y lo consideran santo ante Dios y los hombres.

  • Deja establecidas 26 comunidades en Francia y 1 en Roma con 120 Hermanos.

  • Su Instituto es aprobado por Bula del Papa Benedicto XIII en 1726.

  • Es declarado beato en 1888 y santo en 1900 por el Papa León XIII.

  • Pío XII, el 15 de mayo de 1950, lo proclama “Principal Patrono ante Dios de todos los maestros”.

  • Se conserva el cuadro del santo pintado por Pierre Léger en 1734 que es el oficial en el Instituto.

Este es el retrato literario físico y moral que nos ha dejado su sobrino benedictino Francisco Elías de Maillefer:

“Siempre tenía el rostro sereno, afable, atento y solícito;

de tez morena, algo tostado por sus largos viajes;

de modales sencillos pero delicados y sin afecciones;

de inteligencia viva y penetrante (-).

Era de estatura más que mediana, cuerpo bien plantado y proporcionado,

de complexión delicada en un principio, que se fue fortaleciendo con la edad.

Tenía la cabeza algo inclinada hacia delante, la frente ancha,

nariz algo grande sin llegar a ser aguileña; los ojos vivos y azules,

los cabellos castaños y algo rizados en su juventud;

luego, grises y canosos por la edad que le hacían venerable.

Tenía la voz fuerte y clara”.

Tal es la imagen del Señor de La Salle, sacerdote,

Doctor en teología, antiguo canónigo de la catedral de Reims

y fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas”

Y el H. Saturnino Gallego añade: La Salle era de “inteligencia positiva y equilibrada, clara y altamente analítica, perspicaz y práctica. Poco artista, poco imaginativo. Apasionado, aunque dueño de sí y alejado de reacciones impulsivas. Era paternal con los Hermanos y con los niños y su afectividad doblegaba, a veces, las exigencias de la lógica”. (Biblioteca de Autores Cristianos-BAC 477, pág. 589)

Capítulo 2: El Instituto de los Hermanos a través del tiempo: 1720-2011

El grano de mostaza que se hace árbol: Pequeño y apenas presente en Francia queda el Instituto de La Salle cuando muere el Santo. Pequeño, cual grano de mostaza, pero que lleva dentro una vida que va a estallar en multitud de creaciones escolares a través del tiempo. El árbol plantado en Reims pronto echa raíces en toda Francia y en el mundo entero.

Ofrecer la historia concreta de la Salle en Almería, abrir el abanico del tiempo, contemplar los países en el que el Santo pedagogo se implantó, conocer las vicisitudes por las que ha pasado y ver cómo nuestro colegio se inserta en esta red de familias lasalianas a la que pertenece, con un mismo sentir y obrar, un mismo mentor y guía, un mismo escudo y lema en toda España, propio de los que han pasado por las aulas de las escuelas cristianas de La Salle.

- Historia de familia

El Hermano Bartolomé es el sucesor de la Salle: el primer Superior General. Falleció tempranamente en 1720.

De 1720 a 1751 dirige el Instituto el Hno. Timoteo, quien tenía una gran veneración por nuestro Padre y Fundador. En su tiempo se publican algunos de los escritos del Santo. El 26 de febrero de 1725 recibe en Ruán la tan esperada Bula de Aprobación del Instituto del Papa Benedicto XIII. En su tiempo se abren más de 60 centros y un centenar de casas. En esta época son ya 660 Hermanos que atienden a unos 24.000 alumnos.

La Escuela de los Hermanos es aceptada y bien vista por todos ya que llena un vacío escolar importante en la sociedad: los pobres a quienes se educa. No ocurrió lo mismo con el sector Ilustrado: Voltaire, La Chalotais, Montalembert… que se mostraron hostiles no sólo por ser escuela cristiana sino por educar a los pobres a los que negaban la necesidad de instrucción y le resultaba más práctico que permaneciesen en la ignorancia. Para los Ilustrados, la educación debía sólo ser cosa de la burguesía.

En 1751 el gobierno del Instituto pasa a manos del Hno. Claudio. En su mandato se tiene el cambio del escudo del Instituto. Se deja la imagen de San José (modelo de los educadores) y el Niño Jesús con que se sellaban los documentos del Instituto. En adelante tendría una estrella de cinco puntas, bellamente orlada y el lema del “Signum Fidei” que hace referencia al espíritu del Instituto (fe y celo).

De 1777 a 1798 se encuentra al frente del Instituto el célebre Hno. Agathón, conocido por su Circular en la que desarrolla el tema de las “Doce virtudes de un buen maestro” que Señor de La Salle dejara simplemente indicadas. Ha quedado como una obra clásica en la pedagogía católica. No detalla tanto cómo debe dar la clase el maestro, cuanto el temple interior con que debe estar adornado su espíritu.

A pesar de las dificultades por las que Francia pasa: Revolución de 1789-1792, desplegó extraordinarias dotes de organizador y de formador nato. En su tiempo los Hermanos son unos 1000 y 125 las casas y centros en los que están presentes.

1803 a 1900. El 6 de abril de 1792 la Asamblea Nacional Francesa decreta la supresión del Instituto Lasaliano en Francia. El Hno. Agathon es encarcelado; su secretario, el Hno. Salomón, es asesinado por no querer jurar la Constitución. El Papa Pío XI lo ha beatificado en 1926 y con él 190 mártires más de esta época.

En 1801, con Napoleón Bonaparte en el poder, se firma el Concordato entre la Santa Sede y el Papa Pío VII, la situación vuelve a normalizarse en Francia.

De 1810 a 1838 el Instituto lasaliano se recupera, aunque lentamente. El Hno. Superior General deja Roma y pone su Casa Generalicia en Lyon. Muchas congregaciones nacidas en Francia en el inicio de siglo toman a La Salle y al Instituto que él fundó como su orientador y guía. Son religiosos laicales dedicados también a la docencia. Así podemos señalar algunas congregaciones: Hermanos Maristas, Hermanos Corazonistas, Hermanos Menesianos, Hermanas de las Escuelas Cristianas de la Misericordia -fundada por Santa María Magdalena Postel- que llegó a tomar nuestras mismas Reglas y Constituciones…

En 1838, las escuelas y centros en los que están presentes los Hermanos son unos 300; el número de miembros, 2.300; y el número de alumnos, unos 140.000.

Durante 36 años, el Instituto tiene al frente de su gobierno al Hno. Felipe: 1838-1974. Período de máxima expansión por el mundo. Se encuentra en 22 países, colonias y protectorados. En este periodo, el número de Hermanos llega a los 10.000, la mayoría de ellos ubicados en Francia.

En 1848, con la III República, el ambiente político francés se enrarece. Se inicia una época adversa contra la Iglesia y sus instituciones. Se expulsa a los Hermanos de las escuelas públicas, aunque se les permite tener escuelas privadas, sostenidas por particulares. Se les llega a difamar y a entorpecer su labor de modo notable.

De 1874 a 1904 encontramos como Superiores Generales a los Hermanos Irlide, José y Gabriel María. El primero es quien introduce a los Hermanos en España en 1878. El segundo ha dejado fama de bondad y virtud y el tercero de sabio matemático. Los textos educativos que salen por este tiempo llevan su firma conocida como G. Mª Bruño (Bruhnne). En su tiempo los Hermanos son expulsados de Francia por las Leyes de E. Combes y hace que tengan que decidirse por quedarse “camuflados” en su país o salir al extranjero. Esa opción hizo que el Instituto se volviera más misionero y fuera una bendición para los países en los que se establecieron. La Salle fue más conocido, admirado, amado.

1900-2000. En los inicios del siglo XX los Hermanos eran unos 15.000 y las escuelas unas 1400, esparcidas por cuatro Continentes. Abarcan todas las modalidades pedagógicas existentes: Primaria, Secundaria, Escuelas Normales o de Magisterio, Profesional, orfanatos, reformatorios, internados, universidades. En general, la obra lasaliana fue un éxito donde se implantó.

En 1904 ante los contratiempos políticos y sociales del gobierno francés, el Hermano Superior General y su Consejo, trasladan su sede de París a Lembecq-lez-Hal, en Bélgica. Se establecen no lejos de las fronteras francesas. España fue uno de los lugares preferidos y donde fundan siete distritos.

En 1906 los Hermanos llegan a Oceanía. Entre 1914-1918 se declara la Primera Guerra Mundial. Con ella se inicia un período convulsivo para la Humanidad. Los Hermanos franceses son llamados a filas para defender su patria, pasando luego a hacerse cargo de la reorganización de las antiguas comunidades y Centros.

En 1923 el Papa Pío XI autoriza a los Hermanos la enseñanza de las Humanidades en sus aulas. Por Regla tenían prohibido aprender el latín. La Casa Generalicia se traslada de nuevo, en 1936, de Bélgica a Roma, donde permanece actualmente en la Vía Aurelia, 169. Los Hermanos son en estos momentos ya 14000 y los Centros docentes sobrepasan los 1000.

De 1936 a 1939 sufrimos en España la guerra civil. En ella, 165 Hermanos de La Salle sufrieron el martirio por confesar su fe. Los primeros ocho Hermanos de Turón-Asturias- fueron canonizados recientemente (1999); cincuenta y ocho más han sido beatificados en el 2007 y en nuestra ciudad de Almería también padecieron el martirio siete hermanos.

De 1946 a 1968, veinticuatro países se suman a la nueva presencia lasaliana. Sus obras docentes se multiplican y se diversifican como nunca. De 1956 a 1966 el Hermano Superior General Nicet-Joseph prepara al Instituto para los nuevos cambios que piden la sociedad y la Iglesia después de la celebración del Concilio Vaticano II.

En estas fechas, los Hermanos éramos 16.800, el número mayor alcanzado nunca. Unas 1550 comunidades, que atienden a unos 700.000 alumnos en sus 1400 Centros educativos.

En 1967 se celebra en el Instituto el 39º Capítulo General. Los Hermanos crean las nuevas Reglas y Constituciones por las que se regirán. El libro de “La Declaración del Hermano en el mundo actual” es un instrumento privilegiado para el Instituto en esta época de transición.

De 1976 a 2007 el Instituto de los Hermanos se ha esforzado en aceptar y llevar a cabo la renovación que le pide la Iglesia y el mundo de la docencia. Aunque seamos menos, -unos 5.600 Hermanos- la irradiación lasaliana alcanza a más personas, y se profundiza y extiende por los profesores seglares lasalianos desde las diversas situaciones sociales en las que viven.

Los contenidos principales de los últimos Capítulos Generales los expresamos así:

  • 1966.- Estamos llamados, orientados, hacia los más pobres por medio de la educación cristiana.

  • 1976.-Se estudia de modo singular el “voto de asociación” en el Instituto desde los orígenes hasta nuestro hoy.

  • 1986.-Los Hermanos capitulares reconocen que “miles de personas se encuentran junto con los Hermanos en la misión lasaliana”. En 1989 se da a conocer la “Carta a la Familia Lasaliana”, con una orientación particular a los diversos estamentos que la componen y su grado de compromiso.

  • 1993.-Se trata el tema de “La Misión Compartida”. Hermanos y seglares, cada uno desde la peculiaridad de su estado, llevan a cabo la misma misión en la Iglesia. El Hermano Superior General, John Johnston, publica la circular pastoral de navidad en la que trata de “Los derechos del niño”. Ya antes la ONU había proclamado estos mismos principios. Ha servido de orientación para que en nuestros centros se crearan comisiones que se preocuparan del tema.

  • 2000.-Se tiene el 43º Capítulo General que hace una llamada a la “creación incesante en la fidelidad a la educación humana y cristiana de los niños”. “Algo nuevo está naciendo en el Instituto: “El carisma y espíritu de La Salle es asumido por muchas de las personas que trabajan en nuestros centros con el compromiso de mantenerlo vivo”. Renace la esperanza.

  • 2007.- Se tiene el 44º Capítulo general en Roma, presidido por el actual Superior General, Hno. Álvaro Rodríguez Echeverría: llama al Centro del Instituto y a todos los sectores del mismo a dar, cada uno según sus responsabilidades, un impulso a las Orientaciones fundamentales y a las Áreas prioritarias propuestas por la Asamblea Internacional.

Capítulo 3: Los Hermanos en España

El Instituto Lasaliano en el siglo XIX se extiende por muchos países. Diecinueve eran las naciones que contaban con Hermanos de La Salle en 1877. Entre ellas, tres de habla española: Ecuador (1863), Colombia (1874) y Chile (1877).

Desde 1840 en adelante son muchas las peticiones de fundación que, desde España, recibe la Casa Generalicia. Málaga, la primera que se conserva en los archivos su carta de petición; luego, Madrid, Barcelona, Lorca (Murcia)…

Había numerosas personalidades que conocían bien la labor de los Hermanos allende los Pirineos. De ahí que el Sr. Marqués de Pidal, al intervenir en el Parlamento de la Nación se expresara así al hablar sobre la educación: “Los Hermanos de las Escuelas Cristianas tienen en sus manos la instrucción primaria en casi todas partes y es maravilloso el desarrollo que ésta ha tomado en Francia desde que dicho Instituto queda establecido en ella”.

Tres personajes que se destacan en los inicios:

El primero es el Rey Alfonso XII que gobierna la nación; luego, Dña. Ernestina Manuel de Villena, ilustre dama madrileña que se interesa por los Hermanos; y el Hermano Superior General, Irlide.

Los tres van a intervenir de modo notable en el establecimiento de los Hermanos en España: el Rey, con su autorización, Dña. Ernestina con su constancia en solicitarlos desde 1860 y el Superior General que, desde que fuera Asistente, antes de 1874, apoya la gestión. “Había llegado la hora de la Providencia”, como le gustaba repetir al primer Visitador de España el Hno. Justino.

El 26 de febrero de 1878 el H. Superior General acompaña hasta Bayona a los cuatro Hermanos fundadores. De sus labios reciben el sabio y prudente consejo: “Actuad como un español más y haceos querer”. Los Hermanos pisan tierra española en Madrid en la estación Príncipe Pío. Se hacen cargo del Asilo del Sagrado Corazón de Jesús que patrocina Dña. Ernestina Manuel de Villena, que aún en la actualidad sigue vigente, aunque en distinto lugar: Avda. Cardenal Herrera Oria, 142. Los HH. llevan la dirección de la Imprenta “Villena” y los colegios de Primaria y Secundaria.

Capítulo 4: Los Hermanos en Andalucía

Los Hermanos vienen a España a ocuparse de la docencia en favor de la clase popular más necesitada: los “hijos de los artesanos y los pobres”. El siglo XIX es el siglo del movimiento obrero que busca ansiosamente la reforma social. El pueblo se encuentra en situación de la peor pobreza que pueda darse: un 70% de analfabetismo. Éste es el verdadero causante de la pobreza material. En esta situación la masa popular es fácil de manejar y se crea un gradual alejamiento de la Iglesia, de lo religioso y de lo cristiano.

La situación es preocupante. Hay una intelectualidad cristiana que aboga porque la cultura llegue al pueblo. La Iglesia, a través de sus representantes más inmediatos en España; las asociaciones católicas y las personas con recursos económicos comprometidas con la docencia, apoyan este movimiento.

Apenas han pasado once meses y ya vemos a los Hermanos presentes en el sur de España: Cádiz, la ciudad más antigua de Occidente, recibe a los Hermanos de La Salle. La Junta que se encarga de la cuestión docente y los alberga en los locales que quedaron vacíos en 1835 al irse de la ciudad los PP. Dominicos. El colegio forma un conjunto con el Santuario de Ntra. Sra. del Rosario Patrona de la Ciudad. Desde aquí se extienden en unos cuantos barrios más que acogen a tres escuelas de los Hermanos: “Colegio Ntra. Sra. del Rosario y San Antonio (“La Viña”), San José, San Miguel Arcángel (“La Mirandilla”) y El Centro Católico Obrero…

En Jerez se establecen los Hermanos, amparados por la familia Domecq de procedencia francesa, con la creación de la Escuela de San José en 1882, la del Sagrado Corazón de Jesús en 1889 y la del Buen Pastor en 1919.

Y ahora le toca a La Isla -San Fernando- en 1888 que pone el título del Beato Juan Bta. de La Salle a su primera institución. Y de aquí a Puerto Real, en 1904. Un año más tarde en Sanlúcar de Barrameda, y el 9 de octubre de 1908, en nuestra ciudad de Chiclana de la Frontera.

Después, como un abanico, se van abriendo a la influencia lasaliana, otros centros. El último, el “Hogar La Salle”, abierto en 1997 en Guadix-Granada-.

En la actualidad, La Salle en Andalucía tiene 20 Centros docentes, 13 Comunidades, y proyectos de Educación no formal: Guadix, “Hogar La Salle; Córdoba, “Centro Socioeducativo Estrella Azahara; Jerez de la Frontera, “Hogar la Salle”; en Melilla, “Proyecto de Alfabetización de mujeres musulmanas”

Desde el 1 de abril de 1967 el Distrito de Andalucía se independiza del de Madrid al que había estado unido desde 1928.Estos son los nombres de los HH. Provinciales que han animado, orientado y gobernado el nuevo Distrito:

1966-1973: Hno. Francisco Cabello Vega.

1973-1977: Hno. Justo Ortiz Sáez

    1. : Hno. Virgilio Rojo Moreno

    1. : Hno. Agustín Cabria Orejas

    1. : Hno. Eutimio Sánchez Calvo

1997-2004 : Hno. Mario Vinumbrales García

2004-2007: Hno. Alberto Gómez Barruso

2007-2010 Hno. Miguel Tena Rosa

A partir del curso 2010/11 se crea el Distrito ARLEP, unificando las diferentes Distritos de España y Portugal que pasan a ser Sectores. Así, nuestro colegio pertenece desde el curso pasado al Sector de Andalucía presidido por el Hno. Visitador Auxiliar, Hno. Juan González.

El Hermano Superior General, Álvaro Rodríguez Echevarría, es quien, desde abril de 2000, rige el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Él es quien nos decía, con motivo de la carta que mandó el 18 de Febrero de 2011 en la Inauguración de nuestro Cincuentenario:

Me uno a las palabras de mi predecesor, el H. John Johnston, que ustedes citan en el programa, cuando afirmó que San Juan Bautista de La Salle se sentiría orgulloso de ese colegio por su sencillez y humildad. Personalmente me permito añadir que La Salle también se sentiría y se siente feliz de saber que su sueño, el de ofrecer una buena educación humana y cristiana a todos los niños, con atención preferente por los que viven situaciones difíciles, sigue vivo en todos ustedes. Ustedes son el mejor regalo que los alumnos del colegio de La Salle-Chocillas pueden recibir este año.”

Capítulo 5: Nuestra remota historia: La Escuela Gratuita de “San José” que patrocina el Colegio “San José” de Almería.

La creación de la Escuela Gratuita de San José corre pareja a la del Colegio del mismo nombre, ubicado en la Calle Almanzor Baja, 2 de Almería.

Con esta fundación para los hijos de gente humilde y sencilla, el colegio seguía la tradición del Instituto de acoger, como hizo La Salle, “a los hijos de los artesanos y de los pobres”.

Los colegios de pago, entre los Hermanos, se establecen para paliar las dificultades económicas que pasan las Casas de Formación, para contribuir con la ayuda que se hace al Distrito, así como también a la Casa Generalicia de Roma.

La Escuela Gratuita de “San José” se establece con la anuencia y ayuda del obispado, del Colegio y de algunos pudientes cristianos de la ciudad. Esta es la andadura de los inicios.

De 1910 a 1921: La Escuela gratuita se establece en los locales del Seminario diocesano que el Obispo don Vicente Casanova y Manzol ofrece a los Hermanos.

Diariamente, los Hermanos se trasladan, cuatro veces al día, de la Comunidad de Almanzora Baja, 2 hasta los locales del Seminario, en la parte baja de la ciudad. Van rezando el rosario en señal de testimonio, tal como lo indica la Regla. Los niños aguardan a que los Hermanos lleguen.

En las clases siguen los métodos lasalianos, garantizados por su éxito, a través del tiempo. La Guía que La Salle redacta en 1706, con ayuda de los Hermanos expertos en pedagogía, es su vademécum. He aquí algunos de los principios que los Hermanos encuentran en sus páginas:

  • Es necesario mantener en la escuela un cierto orden y control de los alumnos.

  • Se debe seguir, en todo momento, el método y orden de las lecciones.

  • No es el capricho del alumno el que debe prevalecer.

  • En todo momento se ha de mantener atento a aquello que hace.

  • Cuanto aprende el alumno debe estar plenamente aprendido para que pueda progresar debidamente.

  • La relación entre profesores y alumnos, así como alumnos entre sí, debe ser cordial y amistosa.

  • En la escuela deben estar patentes las maneras corteses y educadas.

  • Aunque los vestidos sean pobres, deben mantenerse limpios y aseados.

  • En la escuela cristiana se tiene el catecismo diario así como la Reflexión al comienzo de las clases.

  • A los niños se les enseña prácticamente la manera cortés de comer en la propia escuela.

A la dificultad añadida de la lengua española, añaden los Hermanos franceses, el que los niños andaluces tienen mayor fluidez al hablar, que el resto de los niños, de otras provincias españolas. A veces dejan de pronunciar ciertas sílabas o las apocopan.

En 1910 ejerce como primer maestro responsable el Hno. Totes-Antoine. De 1911 a 1912 lo es el Hno. Abasade-Albert. Un poco más tiempo permanece el Hno. Blomond- Regis con un total de siete años: 1912-1919. Y por fin el Hno. Terrédes-Anselme, en 1919.

Diez años permanecen maestros y alumnos en los locales del Seminario Diocesano. Coincide con la toma de posesión del nuevo obispo Fray Bernardo Martínez Noval, agustino, quien regirá la diócesis almeriense hasta 1934 en que fallece. Don Vicente, ha sido promovido como arzobispo de Granada y más tarde nombrado cardenal de la Santa Iglesia. Antes de abandonar la diócesis ha procurado dejar libre el Seminario. ¿Incremento de vocaciones? ¿Dejar un problema menos que resolver a su sucesor?

En este cambio le ayuda el Sr. Cura Párroco Don José Pardo Medina. Éste consigue que, un cristiano noble y adinerado de la ciudad, Don José Vivas Pérez, admita a los nuevos alumnos en una casa que tiene en su propio Cortijo, sito en el Barrio Alto de la ciudad.

Por otra parte, Don José es uno de los principales accionistas del “Diario Independiente”. Su vida ejemplar es conocida por todos. No duda en patrocinar cuanto a la educación de los niños pobres se refiere. La escuela, por encontrarse en su propiedad, será más conocida por el pueblo como la Escuela del “Cortijo”. Siguen colaborando económicamente, los Hermanos y el Obispado.

Desde el 1 de marzo de 1922, cada mañana, al igual que lo hacían estando en el Seminario, los Hermanos, recorren unos dos kilómetros, que es la distancia que hay de la comunidad a la escuela. Los niños entran pausadamente al Centro y, se van colocando en sus respectivos puestos, hasta que se inicie la oración de la mañana.

Pocos son los datos que poseemos de la Escuela respecto de estos años. Sabemos que en esta fecha de 1922 había 159 alumnos matriculados y son sus profesores los Hermanos Theobold- Pierre y Saturnin- Ernest.

Al curso siguiente el número de alumnos aumenta en 16, de los cuales “dos son de pago”. Cosa rara. Tal vez sean algunos recomendados de los colaboradores y que así lo han querido sus padres pudientes. En 1924 los Hermanos admiten como maestro a un profesor seglar, cosa extraña en aquel entonces. Encontramos inscritos los nombres de los Hermanos Domitien- Louis y Sapor Athanase como maestros de la Escuela Gratuita.

De 1927 anotamos que “todos los alumnos del Colegio San José y de la Escuela, suman un total de 550. Juntos asisten a la Iglesia de la Patrona, donde, de ambos Centros, un grupo hacen la Primera Comunión”. Los Hermanos de la gratuita aprovechan la presencia del Hermano Visitador para hacerle patente la situación de pobreza en que se encuentran los alumnos. Es urgente mejorar su penuria situación.

En 1928 escribe el cronista comunitario: “Un sacerdote, que se encuentra de paso, sustituye a un profesor seglar que se encuentra cumpliendo con el servicio militar”

En 1930 el Distrito de Madrid toma el relevo que le entrega el Distrito La Salle de Argelia. Poco a poco el Hermano Visitador del Distrito de Argelia se va desprendiendo de las Casas que tiene en España y fuera de ella. Las circunstancias han cambiado y los Hermanos se van integrando a su tierra natal: Francia. Así que dejan las Comunidades y Centros de Canarias, Malta, Sevilla y Cuevas de Almanzora en Almería.

El 21 de agosto de 1930 llega el Hermano Gabriel de Jesús, como encargado de la Dirección del Colegio. El Hno. Amalio, futuro mártir de Almería, como enfermero, ecónomo de la comunidad y encargado de la clase de los más pequeños. En total son 12 los Hermanos que van a componer la futura comunidad que reemplaza a los Hermanos del Distrito de Argelia. Conocemos el nombre del primer Director de la Gratuita: Hno. Juan Pablo, como primer responsable. El Señor lo destina para ser mártir de la fe y de la Escuela Cristiana, en Madrid, en 1936. Colabora con él el Hno. Manuel María.

La apertura del nuevo curso tiene que retrasarse con motivo de no haberse ultimado bien todos los preparativos. Al principio, la gente miró a los maestros con ojos un tanto extraños y cuestionantes: ¿Serán éstos tan buenos maestros como los anteriores? ¿Los niños les acogerán y relacionarán con ellos bien? Pero pronto, padres y alumnos, notaron que los nuevos Hermanos “estaban cortados por el mismo patrón”. Tenían las mismas costumbres, el jueves sería el día de asueto, igual que antes, los Primeros Viernes se seguirían celebrando, etc.

Los Hermanos constatan también, con satisfacción, que los sacerdotes del lugar se prestan para confesar a los niños; que las misas que se tienen en la parroquia de San José, en la Rambla de Belén, son celebradas con piedad y que, los sacerdotes, se acomodan muy bien a los niños.

El 4 de octubre, día de San Francisco de Asís se encuentra en visita comunitaria el santo Hermano Andrés Hibernón. Éste pudo apreciar de cerca el ambiente que reinaba en ambos centros: el de pago y la gratuita. El cronista de turno comenta: “El Hermano Visitador marchó contento y lleno de optimismo al constatar la labor que en las aulas y fuera de ellas llevan a cabo los Hermanos.”

En 1932, treinta y cuatro niños de la Escuela de San José, hacen la Primera Comunión. Según tradición, a los niños se les sirve el desayuno que es “pagado por una madre del Colegio San José.” En la homilía, el Sr. Obispo Fray Bernardo, habló también a los padres sobre la formación cristiana docente de los Hermanos, así como de las responsabilidad que les incumbe de secundarla, “máxime en estos días que estamos viviendo y en los que se persigue a la Iglesia”.

Al inicio del nuevo curso de 1933-1934 los Hermanos dejan el Hábito religioso y visten de paisano. Se les nombra no por el nombre de religiosos cuanto por el de pila. Los niños no se acostumbran del todo, ya que de vez en cuando, les sale más natural el de Don…

El Consejo del Distrito de Madrid aprueba que, en lo sucesivo, la Escuela Gratuita de San José tenga Comunidad propia, independiente de la del Colegio. Así habrá más espacio para éste. El colegio seguirá ayudando económicamente al Centro. Por parte de Don Juan Vivas Pérez, se añade un nuevo colaborador del Centro: su propio hijo Juan Vivas Bustos.

Forman la nueva Comunidad los Hermanos: Eulogio Luís (Hipólito Fernández), Ceferino Carlos y Javier Eliseo. Cada año van a cambiar de residencia hasta que consigan estar cerca de la Escuela del “Cortijo”, sita en la Calle Florida, 2.

En 1933 Se encuentran los Hermanos en la C. Doctor Torrecillas Leal de Ibarra, 6, más conocida como la Calle Mineros. En 1934, en la Calle, Alcalde Muñoz, número 23. Y en 1935, la Rambla de Belén, número 85.

Muchos son los niños que, en el inicio de curso, quedan en la calle por falta de local para ellos. Había escolarizados con los Hermanos 205 chicos. Esto motivó a la Asociación de Padres de Alumnos a que se habilitara una clase más. Ésta se abrió apenas iniciado el nuevo año de 1934. Con todo, el problema no está resuelto del todo. En marzo la Escuela contaba con 284 alumnos.

El Hermano Visitador, dado que no encontraba personal suficiente, dio permiso al Hermano Director para que, hasta terminar el curso, pudiera ponerse un seglar que había sido Novicio Menor en Pont d’Inca.

La inauguración de la nueva aula fue precedida por la fiesta lúdico-escolar que presidió el Sr. Obispo de la diócesis, muy cercano a los Hermanos.

El Colegio sigue colaborando con la presencia de los Hermanos y 2000 pts al año. Don Juan Vivas y familia, con el local y 3500 pts anuales. La Asociación de Padres abonaría una cuota voluntaria al ingresar su hijo. Había también familias en la ciudad que tenían a gala colaborar en una acción que les parecía necesaria y provechosa. Con la buena gestión con que se llevaron a cabo los fondos podría subsistir en el futuro.

Al finalizar el curso se tuvo un certamen catequético, en particular, y concurso sobre otras asignaturas de clase. Hubo también exposición de trabajos escolares. Ocupó la presidencia el Sr. Cura Párroco de la Iglesia de San José, por haber fallecido el Sr. Obispo Fr. Bernardo

Curso de 1934-1935

Apenas iniciado el curso, en octubre concretamente, los Hermanos se enteran del asesinato de ocho Hermanos de la Comunidad de Turón, en Asturias. Con ellos ha muerto también el P. Inocencio de la Inmaculada, de los Padres Pasionistas, que estaba con ellos cuando fueron apresados. No pasarán muchos meses que los propios Hermanos sentirán en sus carnes el zarpazo de la fiera de la guerra marxista.

La fiesta del patrono de la Escuela, San José, se celebra con toda solemnidad. “La misa la cantan los niños que componen el coro, amén de algunas familias que se les juntan.”

En abril, se tiene “la Semana Catequística Diocesana”, organizada por el entonces Administrador Apostólico de la Diócesis de Almería, Mons. Manuel Medina Olmo. Obispo que preside también la obra fundada por Don Andrés Manjón y que es hábil conocedor de los métodos manjonianos. Ha compuestos varias obras catequísticas para ser llevadas a escena por los niños y catequistas del Ave María.

El Sr. Obispo ha pedido la colaboración de la Escuela de los Hermanos. Es el propio Hermano Director quien se presta a hacer de maestro catequista. Ante el Sr. Obispo y colaboradores expone el tema del Padre Nuestro que se le ha asignado. Fue muy elogiado por todos.

Antes de finalizar el curso visita la Comunidad el Hermano Visitador Andrés Hibernón. Es un encuentro que a todos encanta: Hermanos y niños. Con personas así el ánimo se dilata y la piedad se enriquece. Pasa por las clases. Anima a los niños a que recen el rosario, vayan a misa con su libro de piedad y se han impuesto el santo escapulario. De todo esto pregunta y los niños le muestran sus objetos piadosos. Les recompensa es una barrita de “orusú” (regaliz “Zara”) que tanto aprecian los niños. Con el tiempo muchos niños olvidarán qué les dijo el Hermano Visitador. Lo que nunca olvidarán serán los aparatosos gestos que hizo al hablar y el negro regaliz que les repartió.

El 26 de mayo se tiene en la Escuela la recepción de la Eucaristía por primera vez. Preside el acto el Sr. Obispo Don Manuel Medina Olmo, a quien hemos nombrado anteriormente. Animó a los padres de los niños a proseguir el camino de práctica cristiana iniciado en la Escuela y en estas circunstancias, más necesario que nunca.

El 30 de este mismo mes se tiene en la S.I.C. la “Fiesta del Niño”, consistente en una Misa que escuchan los niños y donde la mayoría de ellos comulgan. Se han reunido las escuelas que se denominan católicas. Los alumnos de la Escuela del “Cortijo”, participan muy activamente en los juegos catequísticos que se siguen.

Un año más, a nivel diocesano, se tiene el concurso de catecismo. La presidencia hizo preguntas que evidenciaban que los niños conocían la letra y doctrina en los textos de Astete o Ripalda en ellos contenida. Quedan campeones totales dos niños de la Escuela Gratuita de San José.

En el examen de las principales asignaturas llamó la atención la facilidad con que los niños explicaban y resolvían las distintas reglas comerciales. Ellos mismos ponían casos concretos que luego resolvían por los métodos de reducción a la unidad y las proporciones. Se tuvieron también exámenes de gramática y redacción sobre un tema concreto, así como un concurso de mecanografía. Todo finalizó con el Reparto de Premios y Diplomas a los más aventajados.

Curso de 1935-1936

No sin inquietud y sobresaltos termina el curso en la Escuela de San José. No así en el panorama político.

El Hermano Director del Colegio reúne a la Comunidad. Cambia impresión sobre la situación en que se encuentra España y en particular Almería. Deje libertad para que cada uno tome el camino que crea más oportunidad. No duda de que Dios acompañe a los que salen de la ciudad y a los que se quedan. Siete son hechos prisioneros, metidos en prisión y, por fin, asesinados en los pozos de La Lagarta y Tahal.

En la Escuela de San José, aunque no muere ninguno de los Hermanos, pasan momentos de verdadero agobio y miedo de muerte. Me refiero a los Hermanos: Eulogio Luís (Hipólito Fernández) el Director. El Hno. Damián Carretero (Hno. Bernardo Vicente) y el Hno. Pedro, alias el “barbas” (Luís Salvador Lucas Manzanares).

De común acuerdo se trasladan al Cortijo de Don José López Quesada, amigo de la Escuela. El estar fuera de la ciudad parece les da cierta seguridad.

Aunque Don José pretende ocultar la presencia de los Hermanos, pronto éstos se entregan para no poner en apuros a su bienhechor. Lo que aquí sucede a cada uno de ellos, es más bien un calvario de penas, que un camino de rosas. Sobre todo el Hermano Director quien se encontrará varias veces en peligro de muerte.

Estuvo preso en el buque prisión Astoy Mendi, con los Sres. Obispo de Almería y Guadix, Diego Milán y Manuel Medina, respectivamente. En muchas ocasiones quiso ayudarles vistas las vejaciones a que se les sometía. Es el propio Don Manuel Medina, quien visto el peligro a que se exponía, le dijera caritativamente:“Hermano Director, no prosiga ayudándonos. Pone en peligro su vida. Y recordando la lección de catequesis que diera, le añade: Ha llegado el momento en el que los dos pongamos en práctica cuanto hemos explicado en las catequesis a los niños”.

Merece especial mención el mecenas de la Escuela del “Cortijo” Don Juan Vivas Pérez. Confinado en el buque- prisión Capitán Segarra, anclado en el puerto de la capital, fue torturado psicológica, moral y físicamente, durante su estancia en él. Sus enemigos no le perdonaban hubiera protegido la escuela católica, ni que les persiguiera por su periódico local” El Independiente”.

1940-1961: Un compás de 25 años de espera

En el nuevo curso de 1939-1940, algunos alumnos de la Escuela Gratuita del “Cortijo” son admitidos becarios en el Colegio. Entre ellos se encuentra Francisco Sánchez Martín, quien ingresa más tarde en el Noviciado. Aquí recibe el nombre de Manuel Domingo, llegando a ser competente profesor del Instituto San Pío X. Dio lo llamó en 1968 cuando contaba tan sólo 41 años de edad.

De 1942 a 1945 se encuentra como Director del “Colegio La Salle” el Hno. Felipe Urbano. A este Hermano debemos el que adquiriera, a las afueras de la ciudad, en el barrio de las Chocillas, una parcela de terreno, con posibilidad de convertirla en campo de deportes del Colegio. Se encuentra a tan sólo veinte minutos de camino. Muy bien pueden ir andando hasta él los niños y jóvenes alumnos.

Antes, el Hno. Felipe lo ha puesto en conocimiento del Consejo de Distrito. Le da las razones para llevar a cabo, la conveniencia de su compra:

  • La distancia en corta. Se puede hacer el recorrido andando

  • La superficie es de unos 45.500 metros cuadrados.

  • Hay agua abundante y una pequeña construcción adyacente.

Firman el escrito de compra-venta los Hermanos Flavio Luís (Luisete), Jerónimo Juan (Jerónimo Ibáñez), Ramón Calixto y Sinfronio Emilio- más conocido como sólo H. Emilio- que forman el Consejo de Comunidad en 1944.

De 1945 a 1948. El Hno. Ignacio Rafael se encuentra de Director del Colegio la Salle. Un vasco tranquilo y que comunica paz y amistad. El 4 de enero de 1948 la Asociación de AA. AA celebra su Asamblea General anual que él preside. En su intervención sugiere, como posible actividad de los Asociados, el de construir otra nueva Escuela gratuita que sustituya a la que fue incendiada por los rojos, en 1936. El Colegio ofrece el terreno, del que hemos hablado, en las Chocillas. A ellos les incumbe aglutinar a los colaboradores y llevar a cabo la iniciativa.

En mayo de este mismo año, el 21, concretamente, entre las actividades que montan los Asociados lasalianos, una de ellas es la Tómbola Benéfica. La finalidad es recaudar fondos para construir la nueva Escuela. La gente fue generosa y se recogieron unas 60.000 pts.

Durante años, el campo rural de las Chocillas, es un terreno al que se le procura sacar un fruto práctico, ya por medio de un hortelano que lo cuide o bien el conveniente alquiler anual. También se lleva a cabo la perforación de un pozo en búsqueda del líquido elemento. En las dependencias de la casa de la finca se crían algunas vacas y otros animales domésticos.

La propiedad de que hablamos se encuentra situada en el paraje denominado “Loma de Cárdenas”, en la carrera de Alhadra, término de los Molinos de Viento, uno de los cinco barrios en los que se encuentra distribuida la ciudad almeriense. Es una zona poblada, aunque el barrio carezca de Iglesia y Escuela.

El total del campo es de 3Has., 16 áreas y 54 centiáreas. Se beneficia con aguas de la fuente de Huércal, conocida por el Cauce de San José.

  • Limita al Norte con la Comunidad de Siervas de los pobres.

  • Al Sur, con el llamado Camino de Romero.

  • Al Este con el Camino de Cervantes.

  • Y al Oeste con Villa Concepción.

Terreno, más que suficiente, a la hora de pensar construir la Escuela. Hay espacios para campos de juego y hasta para construir la vivienda del Conserje del Centro.

En la parte Este, exigida por la urbanización, se llegó a adquirir un trozo más de terreno. Así la huerta quedaba con un trazo más regular y más amplia.

De modo más constante, desde 1955, en adelante, es notoria la preocupación de todos los AA. AA. asociados para que la construcción de la Escuela Gratuita se lleve a cabo. En el Distrito se encuentra como Visitador el Hno. Ramón Calixto, Director que fue del Colegio. Es una persona emprendedora y alienta para que la obra de la Escuela se lleve a cabo. En la visita anual que hace a la Comunidad de Almería, se hace acompañar al campo de las Chocillas. In situ hablan de la orientación que podría tener el edificio…

El Cuadro Artístico de la Obra sindical “Educación y Descanso”, en colaboración con los ex alumnos del Colegio, ponen en escena la obra titulada: “La herida luminosa” de José María Segarra, en adaptación del poeta y escritor gaditano Don José María Pemán. Cuanto se recauda se ingresa a favor de la proyectada obra.

En 1956, en la Asamblea Anual de AA. AA que preside Don Raimundo Quiñonero López, como Presidente de los Asociados, el tema de la construcción escolar sale de nuevo como reflexión y propuesta. El 26 de octubre, de este mismo año y curso, los planos son ejecutados por el A.A. y arquitecto Don Javier Peña

El 18 de mayo de 1957, con motivo de la Asamblea Anual, de nuevo recae la atención de los asociados sobre el tema de las Escuelas del Barrio de Chocillas. Se llega a la conclusión de la necesidad de nombrar una “Comisión pro Obras”, en la que intervengan miembros de la Comunidad de Hermanos, de la Asociación de AA. AA y Padres de Familia.

Como primeras instancias recurren a las Entidades oficiales en petición de ayuda y colaboración: Ayuntamiento local, Excma. Diputación, Gobierno Civil, y hasta el mismo Ministerio de Educación Nacional. Todos ellos aportaron algo. “Esperamos que, con la ayuda de Dios, será para su mayor gloria y servicio, orgullo de Almería, servicio del pueblo y bien general”. Así se expresaba la citada Comisión recientemente organizada.

En adelante, todos los años, llegada la Navidad, adquieren un número de la Lotería Nacional que revertirá también una pequeña ganancia. Muchas cosas pequeñas, realizadas con este fin, acaban por engrosar una no despreciable cantidad de de dinero.

El ingenio se agudiza y la creatividad se dispara en multitud de actos. Veamos uno de ellos. “Con el afán de reanudar dinero para las obras de la Escuela gratuita, el Cuadro Artístico de 4º Curso y la Estudiantina, con su Director el Hno. Julio (Eduardo Gascón López) y asesor técnico el Hno. Joaquín, emprenden una jira con el fin de recaudar fondos para la obra cuya construcción se hallaba suspendida desde hacía algunos meses por falta de recursos.

Por fin, el 15 de febrero de 1958, fiesta del Beato Hermano Benildo, Hermano de las Escuelas Cristianas, se coloca la primera piedra de la futura escuela. El cronista comunitario detalla: “El Hermano Director Emilio Embid, pudo echar la paletada primera en presencia de los Hermanos de la Comunidad y de la Junta Directiva de los AA.AA que preside Don Diego Alarcón Moya, abogado almeriense.

El Diario Yugo, entrevista al Hermano Director, quien informa sobre la próxima construcción y solicita la colaboración de todos.

“Las obras se encuentran bastante adelantadas en los primeros meses del curso 1958-1959. Con todo, se han visto interrumpidas por falta de recursos. Todos desean que la inauguración coincida con la celebración de los 50 años de la llegada de los Hermanos a la ciudad: 1909-1959”

Parece ser que una puerta se les abre cuando el cronista comunitario escribe: “Últimamente se ha recibido un aliento de esperanza, respecto de la construcción escolar, con fines benéficos como la nuestra. Podemos estar abiertos al futuro”. Se refiere a la posible ayuda que el Ministerio de Educación y Ciencia conceda. De hecho, es gracias a la asignación que dicho Ministerio asigna, más la ayuda que se percibe del Gobierno civil y la Campaña constante que el Diario Almeriense Yugo lleva a cabo, que la obra proyectada se llevará a cabo.

1960 a 1969: “Se hace camino al andar”

Los esfuerzos llevados a cabo se sienten colmados por el éxito. La Escuela Gratuita queda totalmente terminada en 1961 y se espera que, en breve, se inicien las clases que “han resultado muy acogedoras por el gusto con que han sido concebidas. El alicatado les ha proporcionado una vistosidad alegre y funcional. Dispone de vestíbulo, despacho para la Dirección y profesores, aseos y servicios, grandes soportales y espacioso patio de recreo. Al cabo de veinte años, de larga espera, la Escuela gratuita La Salle, surge de sus cenizas para abrir de nuevo sus aulas a los hijos de las clases sociales almerienses más humildes”

Se encuentra como Director el Hno. Ginés de María, persona virtuosa, quien antes de ser Hermano, ha ejercido la función docente como maestro manjoniano. Amante de la Virgen María y de los pobres, cual los pensara La Salle.

En este curso de 1961 se inicia la labor educativa con la apertura de una clase, con 36 alumnos. En septiembre de 1962 se abre la segunda clase con otros tantos niños inscritos. En poco tiempo se constata una notable mejoría en el modo de comportase los niños con sus semejantes, de respetar el arbolado y frutos de los cortijos colindantes.

El 18 de febrero de 1962 bendice el edificio el Sr. Cura Párroco de San Isidro, en cuya demarcación se halla enclavada la escuela. Debemos destacar la presencia, por lo que significa de emotivo y entrañable, de Don Guillermo Verdejo Vivas, Alcalde accidental y sobrino del insigne bienhechor de las Escuelas del “Barrio Alto- El Cortijo-”, vilmente asesinado el año 1936, por los mismos que arrasaron su caritativa obra.

Anota la Crónica que el Hermano Visitador estuvo representado en el acto por el Hno. Severino María, Inspector distrital. Los AA. AA por los Sres. Alarcón, Verdejo, Señor Inspector de Enseñanza Primaria, etc.

Por otra parte, han intervenido en la realización del proyecto, por tanto tiempo acariciado, además del interés y cariño puesto en él, por los tres últimos Directores del Colegio: Ramón Calixto, Andrés Embid y Ruperto Cea.

Se inicia el curso 1962-1963 con el Hno. Ginés de María y el Hno. Venancio (Manuel Fernández Vázquez), más dos profesores seglares. Hay cuatro clases.

La obra escolar se va afianzando de día en día. Las familias desean que sus hijos ingresen en el Centro.

Veamos los pasos que se van dando para conseguir que la obra educativa se enriquezca:

1963. Se acude al Ministerio para que sea él quien asuma la nueva escuela como “Patronato La Salle- Chocillas”. Accede el Ministerio que la asume como propia el 18 de diciembre de 1963. En adelante, a partir del mes de enero, el Estado pagará los cuatro maestros que completan la Escuela.

Habrá Hermanos que se presentan a oposiciones y obtengan plaza propia en las Chocillas.

La labor social de los AA. AA. sigue llevándose a cabo con complacencia de todos. Se embarcan en la construcción de un comedor escolar cuyo coste superan las 90.000 pts. de gastos. De este modo, los niños, disfrutan de desayuno diario y una treintena de ellos incluso de la comida.

El Ministerio dio ayudas a familias cuyos hijos estaban un tanto lejos de la Escuela, así también la posibilidad de crear la B.I.C (Biblioteca Escolar) de modo que, los niños pobres, pudieran llevar los libros a casa.

En 1965, en lo que queda de finca o terreno laborable, este año se ha sembrado y cogido una buena cosecha de patatas. Se acabó por regalarlos a la Casa de Formación de Granada.

En este curso se encuentran tres Hermanos y tres profesores seglares y unos 160 alumnos. El 15 de mayo, día de La Salle, se consigna: “Se tiene por primera vez misa en la Escuela con colaboración de padres y alumnos.”

En 1966, después de profundizar el terreno, un tanto más de lo que se esperaba, afloró, por fin, a la superficie el deseado líquido que favorecerá a todos: casa y huerta. Y con ello, a todos los moradores. Se aprovechará el agua para sembrar hortalizas…

En Junta General de 1967, el 2 de abril, una de las propuestas en la Asamblea de AA. AA es el proyecto de ampliación de aulas escolares, ante las muchas solicitudes que se reciben de las familias.

Por fin, el 24 de febrero de 1969, la Inspección de Enseñanza de Almería comunica a la Dirección, la concesión por el Ministerio de subvención para cuatro aulas más.

El 23 de abril de 1970 se hace cargo de la obra el contratista Don Joaquín Ropero, por un coste de 998.000 pts. Las nuevas aulas las bendijo el Capellán del Colegio Don José Navarro Jiménez, primo hermano del Hno Francisco García Jiménez, natural, como él, del pueblo almeriense de Albox. Se incrementa así la acción bienhechora de La Salle, en uno de los sectores más deprimidos, humildes y necesitados de la población

En adelante, Almería, ya tiene dos Centros de La Salle, como los tuvo de 1910 a 1936. Pero también como entonces, excepto de 1933 a 1936, la Comunidad será única. Diariamente los Hermanos llevan a cabo las cuatro salidas, de mañana y tarde, para cumplir con su tarea docente.

En 1970 hay en Comunidad 14 Hermanos, de los cuales dos dan clase en la nueva Escuela. En cuanto al nombre que recibe, oscila según el tiempo:

  • 1910 a 1936: “Escuela Gratuita de San José”

  • 1961.-“Gratuita La Salle” o “La Salle”, simplemente.

  • 1964.-“Colegio Nacional La Salle” ya que pasa a ser Patronato del Estado.

  • Hoy día: “La Salle- Chocillas”

En 1970 se imparten en el Centro los ocho niveles de EGB (Enseñanza General Básica). Tendremos que aguardar a 1997 para hablar de una nueva ampliación del edificio escolar para que se pueda impartir la E.S.O (Enseñanza Secundaria Obligatoria) y se construya también el nuevo pabellón polideportivo. Pero demos tiempo al tiempo y dejemos que el agua transcurra pacífica por el cauce natural del Cronos.

En el curso de 1970-1971, es el último en que se encuentra al frente de la dirección el Hno. Eladio Montes Polanco. Le sustituye durante seis años el Hermano Carlos Fuertes. Van a secundar la labor escolar permanente, aunque de modo parcial, los Hermanos Alberto Gallego Domínguez, Emilio Salado, Julián Ramos y Virgilio Rojo Moreno que es también Director del Colegio La Salle.

Finaliza la década con el Hermano Virgilio Rodríguez Bueno como director de La Salle-Chocillas: 1977-1981

La media de alumnos por clase es de unos 34. Se nota la disminución de niños por haber abierto el Estado un Centro que se encuentra muy cercano del nuestro. En lo sucesivo la financiación del Centro dependerá de las subvenciones del Estado. En las aulas hay Hermanos de Patronato, maestros del Estado y de Patronato. El Colegio podrá cobrar un tanto a las familias.

Capítulo 6: De 1980 a 1999

1986: Año de las Bodas de Plata de La Salle en el Barrio de las Chocillas.

Hace cosas de veinte años que las Escuelas y Colegios de los Hermanos comenzaron a denominarse: “Colegios de La Salle” y como “De La Salle” son también denominados los Hermanos. Se llega incluso a sacar la patente de la “Marca de La Salle” que figurará en adelante en todos los documentos oficiales. Cada Casa añade a la “Marca” lo que le es peculiar: v.g. “La Salle- Chocillas”.

En este período de tiempo han ejercido la dirección de la Escuela:

  • 1981-1985.-El Hno. Valentín Benito Olalla

  • 1985-1988.-El Hno. Eusebio Barbero Alegre.

  • 1988 2003.-El Hno. José Ramos Sánchez- Sierra

1986 es el año de las “Bodas de Plata” del Colegio. El Programa de Actos que se saca con este fin, lo paga la Caja de Ahorros de Almería. En él se recogen las actividades que se tienen en el Centro, los meses de abril a mayo:

- Celebración de la Cruz de Mayo.

- La Semana Lasaliana

- Excursión familiar al Parque Natural de Castala, cerca del pueblo de Berja

- Fiesta de la Asociación de AA. AA, actuales y de los inicios del Centro.

- Gran fiesta de fin de curso.

Presidió la apertura de las fiestas el Hermano Visitador auxiliar Francisco Cabello Vega, ya que el titular Hno. Agustín Cabria se encuentra en Roma como Delegado del distrito en el 41 Capítulo General.

Este año de 1986, la Primera Comunión de los alumnos del Centro se tiene en la Capilla del Colegio La Salle.

En 1988 se tienen en el Centro 8 aulas de EGB más la que se incorpora de Preescolar. En el curso de 1992 se crea el “Boletín Informativo” La Salle- Chocillas”, como medio de comunicación entre los alumnos y familias y el Colegio. Viene a contener cada ejemplar unas 15 páginas.

En 1993 el Colegio recibe el segundo premio por la implantación de “La Cruz de Mayo”- modalidad enseñanza. Se comparte el premio con el Colegio de la Compañía de María. Es esta una ocasión, más que extraordinaria, para exteriorizar la religiosidad andaluza, de abrir las puertas del Centro a la gente y poner de relieve una actividad que corre a cargo de los PP. de Familia del Centro.

1997. Se lleva a cabo la ampliación de que hablábamos anteriormente. Es la tercera. Se lleva a cabo al tener que aplicar la E.S.O. en el Centro. Se alcanza así, en poco tiempo, el culmen de utilización de aulas y de posibilidades que se podían soñar un lejano día. Se amplía hasta con un pabellón deportivo.

El Hermano Superior General John Johnoston realiza una visita al Centro. Mantiene con todos un cariñoso encuentro; se le informa de cuantas actividades se llevan a cabo. Subraya el Hermano Superior que Centros como estos, sencillos y humildes, son los que prefiriera La Salle.

1999-2000 las alumnas de La Salle- Chocillas, jugadoras cadetes de Voleibol, una vez conseguido el título nacional de los Campeonatos de España celebrados en Valladolid, acuden al Campeonato de Europa. Se proclaman campeonas de Europa con el Torneo de la FISEC celebrado en Nantes (Francia), tras vencer a Inglaterra, Malta, Portugal y Bélgica en la fase previa y a Francia, la anfitriona, en la final.

Capítulo 7: El paso al nuevo siglo XXI

Del 2000 al 2003

Centra la noticia colegial del curso 2000-2001 la inauguración de la pista cubierta del Pabellón Deportivo. El Delegado provincial de Turismo y Deportes de la Consejería de la Junta de Andalucía, inauguró la pista del Colegio La Salle- Chocillas. En el flamante recinto se descubrió una placa conmemorativa en la que se leía: “Ampliación Pabellón Deportivo- subvencionó Junta de Andalucía. Almería 25 de enero de 2001”.

Nuestro colegio de las Chocillas es beneficiado con una subvención del “Programa de adecuación de las instalaciones de los Centros educativos desarrollado por el Consejero de turismo y Deporte con la Consejería de Educación y Ciencia”.

Tan magno acontecimiento culminó con una fiesta lúdico-deportiva y con un homenaje a las jugadoras del Colegio, campeones de Europa y España. La Diputación Provincial, en un acto de especial relevancia nos premió: “Por la labor de promoción del deporte, y muy especialmente del voleibol, que realizan en sus Centros educativos de Almería, destacando la seriedad del trabajo realizado en Chocillas, como en La Salle de la Rambla, y los mejores resultados obtenidos en los últimos años por el “Equipo de Univoley, de la Salle de Chocillas”. Estos fueron los motivos por los cuales fue concedido al Centro el Premio Provincial del Deporte 2000”

Un acto cultural y una actividad vial convoca a los alumnos y profesores en el curso 2001. El cultural: Los alumnos participan en el acto en el cual se denomina a la calle existente en el bloque de casas que da a la carrera de Alhadra, colindante con nuestro Colegio de las Chocillas, con el Nombre de “San Juan Bautista de La Salle”. El acuerdo de dicho nombramiento por el Pleno del Ayuntamiento fue total: 25 de los 27 miembros que componen la Corporación, aprobaron el dictamen de la Comisión informativa de Cultura, Participación Vecinal y Educación.

En el año escolar del 2002- “Al tratar de relatar una crónica de este año 2002, he de situar al lector y rogarle que no nos busque ya en el sitio apartado de la ciudad, en que fuimos fundados, sino dentro de unas parcelas urbanizadas modernamente, y con todos los adelantos y comercios más modernos.

“Al decir esto, no quiero decir que los alumnos hayan cambiado radicalmente, pues fundamentalmente atendemos a los mismos barrios de siempre, aunque, naturalmente también han experimentado el adelanto de los tiempos. Creo que se mezclan con facilidad y éxito alumnos y familias de diverso nivel, siendo la época de las admisiones un verdadero agobio por la demanda que suscita el Centro.

Como apoyo a nuestra labor educativa y colegial se une la Asociación de Padres de Alumnos que colaboran con todo entusiasmo y, en la medida que pueden, para alegrar con fiestas a los alumnos, Los padres enriquecen su formación permanente la “Escuela de Padres”.

Terminamos por resaltar el deseo de que toda la labor educativa vaya impregnada del espíritu cristiano, dando ocasión para que los alumnos que lo deseen reciban un estímulo para su formación religiosa, y así de esa manera continua, algunos alumnos reciben catequesis fuera del horario escolar. Para las catequesis correspondientes contamos con la colaboración de varios profesores y antiguos alumnos.

Para finalizar queden los ecos de los esfuerzos educativos y el deseo de acercarnos al entorno de nuestros semejantes más necesitados. Esto lo llevamos a cabo con las ayudas proporcionadas en tiempo de Navidad, y otras campañas que lleva a cabo el colegio, durante el año escolar.

2003-2010: Juan Gómez Espinar es nombrado Director del Centro

Por primera vez, desde 1961, el Colegio La Salle- Chocillas, tiene un Director seglar que sustituye a un Hermano, pero habiendo recibido una formación lasaliana que nos hace presagiar buenos augurios para continuar la labor lasaliana en nuestro Centro. El contingente de profesores es de 17 y el de alumnos unos 300.

Muchas personas de gran calidad humana y educativa se han relevado en la misión de mejorar y se han sumado al buen hacer de los que ya había. El testimonio continuo de los Hermanos, que han sido aliento constante y algunas veces consuelo y apoyo. De los H. Visitadores. Y ¡qué decir! de los profesores

A lo largo de este tiempo también se han renovado estructuras, como el Consejo Escolar y la Junta Directiva del AMPA.

La Formación Permanente y la renovación pedagógica ha sido una de las prioridades en este ciclo. En 2005 el centro obtiene la certificación ISO 9001:2000, que reconoce la madurez del Sistema de Gestión de Calidad, para ofrecer respuestas eficaces a las necesidades de los alumnos y la comunidad educativa y reafirmar la orientación hacia la excelencia en el campo de la enseñanza. Nos hemos evaluado constantemente: Auditorías Interna y Externa, Pruebas de Diagnóstico, Evaluación Institucional.

Se consigue un acercamiento y apoyo de la Parroquia de S. Mª Magdalena, de los Molinos para la Primera Comunión, las Eucaristías y distintas actividades religiosas. Como también ha sido una entrañable sorpresa los proyectos que hemos mantenido con el colegio Princesa Sofía: Jornada de Valores y Deporte y la Escuela combinada a través de la actividad física y deporte.

En este periodo se ha roto un cierto aislamiento con respecto a la Red de Centros La Salle con amplia participación del colegio en eventos como los Juegos Lasalianos de la Amistad, la Marcha Juvenil y el Festival Salle Joven, la II Asamblea de la Misión Educativa Lasaliana, Maratón deportivo de PROYDE y Liga Interna.

El futuro pasa por avanzar en las TIC´s: se aborda la gestión mediante intranet y se ha implantado la evaluación mediante mecanización de notas, aunque Sallenet será nuestra plataforma de gestión educativa definitiva.

Ciertamente han sido exigentes a nivel administrativo las obligaciones derivadas de la L.O.E., la aplicación de un nuevo R.O.F. para adaptarlo a los tiempos actuales y el Plan de Convivencia, las Pruebas de Diagnóstico…. Se ha avanzado bastante en la atención a los alumnos con dificultades en el aprendizaje con la incorporación de un Aula de Integración. En 2006 la mejora del servicio educativo se amplía con la concesión de un profesor adicional de apoyo para ESO.

De la mítica (y añorada) excursión a Castala hemos pasado a la Semana Matemática, la Semana del Defensor del Menor, las Jornadas de Educación Vial, la Semana de la Salle renovada, que incide más en el Carácter Propio sin dejar sus aspectos lúdicos, festivos y deportivos. Celebramos actos entrañables y emotivos como Solidaridad con el Tsunami, la muerte de Juan Pablo II, el V Centenario del Quijote o la visita de la U.D. Almería. Las familias han mostrado gran participación e interés en las votaciones del cambio de Jornada en EP, en las fiestas familiares organizadas por el AMPA, y ¡cómo no! la tradicional Fiesta de Fin de Curso. Se ha retomado con mucha ilusión la Escuela de Padres.

Imposible pasar 2009 sin hacer referencia de lo vivido en este año tan significativo: Libro conmemorativo, “La Salle, forjador de sueños y fraternidad.” que se obsequia a cada familia en La Salle Chocillas y la bendición de un nuevo grupo escultórico del fundador en la Rambla, imposición del Escudo de la Ciudad a los Hermanos, Torneo Deportivo, convivencia fraternal, reconocimientos, agradecimientos, sentimientos, emociones, recuerdos…nuestro centro colabora y acompaña en las diferentes actividades de carácter cultural, deportiva y educativas propuestas por la Comisión Central en el programa de actos del Centenario de la presencia lasaliana en Almería, 1909-2009.

2010: Mª Ángeles Casimiro Andújar, nueva Directora del Centro

Mª Ángeles Casimiro es nombrada Directora de nuestro colegio para el curso 2010-11, siendo la primera mujer que se inicia en esta tarea. Ha iniciado su mandato precisamente en el año del Cincuentenario del centro, eso es lo más significativo. Aprovecha esta coyuntura para dar a esta escuela un aire renovado en cuanto a infraestructuras; ya que se encontraba en periodo de cambios, pero aún había que realizar algunas reformas. Actualmente se siguen desarrollando una serie de eventos (crónica aparte) para conmemorar esta efeméride.

La línea pedagógica y evangelizadora del centro sigue siendo fiel a la Institución La Salle y en la misma línea de los últimos años. Así sigue en la actualidad este humilde centro en la misión de animar desde el corazón y en la tarea de educar a los niños y a los jóvenes con una especial dedicación por los más necesitados.

 

 

CONOCE LA SALLE CHOCILLAS

SUBIR